RSS2.0

Un mosquito no puede frenar una locomotora, pero puede llenar de ronchas al maquinista (Quino)
¿Es tu primera visita a Nanopoder? Quizás te interese suscribirte al feed o recibir las entradas en tu e-mail a medida que se publiquen.

Aprendamos

viernes, 18 de marzo de 2016

Las "revelaciones" del nivel de corrupción kirchnerista generaron el debate, otra vez, sobre si robar anula las supuestas cosas buenas que hicieron.

Esa no es la pregunta correcta. Pero voy a empezar por responderla: sí, lo hace.

Porque las miserias que cometieron tienen relación directa con esos logros. Mientras nos decían que no escucháramos a las críticas y confiáramos en que ellos nos estaban cuidando, estaban contando (o pesando) billetes que nos robaron.

Ahora sabemos lo que se dijo varias veces: el gobierno de los Kirchner fue una mafia disfrazada de populismo. Su objetivo era robar. Entonces, toda acción esta teñida de esa premisa.


La pregunta correcta es ¿qué dice esto sobre el estatismo o el populismo?

Dice que todos tenemos ambiciones y nos gusta ganar dinero. Los gobernantes no son una excepción y van a tomar todo lo que les permitamos. Pero quizás los empresarios, que también quieren prosperar, sólo pueden ganar dinero ofreciendo cosas de valor a la gente. Y quizás estamos pagando un precio demasiado alto para que nos "protejan" de esos empresarios, de quienes podemos cuidarnos tan solo eligiendo cada día a quién le damos nuestro dinero.

Tenemos que aprender a sacar conclusiones generales de la experiencia para evitar elegir el próximo disfraz del populismo y ser algún día un país desarrollado.

¿Segunda vuelta? Votá

sábado, 7 de noviembre de 2015

Un total de dos personas me pidieron que vuelva a escribir, lo cual proyectado representa 6 millones de personas. Dado que quizás vivimos en una era post-blog, voy a poner una encuesta a ver qué opina la gente.

De volver, seguramente sea a partir del 10 de diciembre para coincidir con la asunción de Cristina Kirchner como presidente (ya van a ver).

Me robó el dominio alguien que luego cita un post mio. El mundo en el que crecí ya no existe.






Create your own user feedback survey

It Takes One to Tango

miércoles, 7 de mayo de 2014

Hoy tomé mi primera clase de tango en mi vida. De hecho, mi primera clase de baile en mi vida.

Lo primero que pensé es que salir de la zona de confort es incómodo y que debemos aprender a buscar y disfrutar de esa incomodidad. Bailo muy mal. Y me encanta. Uno es viejo cuando está cómodo todo el tiempo.

 Pero me dí cuenta de otro punto más interesante: criticar sobre una disciplina en la que uno nunca partició es soberbio y humilde a la vez. Lo difícil que me resulta poder coordinar algunos movimientos me hace reconocer el talento de quienes sí pueden y me convierte en un expectador menos exigente.

Soy más tolerante por un motivo: ahora me siento uno de ellos. De pronto soy un bailarín de tango y reconozco la superioridad de otros.

Quien critíca duramente desde afuera se está reconociendo, de manera implícita, como un inferior. Como alguien que está excluído de ese mundo y vé en el criticado a alguien que pertenece a otra categoría. Y dentro de esa categoría a la que uno no pertenece, dentro de esa superioridad, atacamos sus deficiencias. 

Por eso es tan frecuente que los genios sean tan humildes. Saben cuánto cuesta llegar a donde están y que hay otros en su mundo con virtudes que ellos no tienen.

El mediocre se ríe sentado en su sillón de los errores de quien tuvo la valentía de hacer. Pero en realidad lo envidia. Quisiera ser como él. Quisiera animarse a ir a pisar algunos pobres pies mientras se convierte en un par de Julio Bocca.

Placer

miércoles, 5 de febrero de 2014

No saben cuánto estoy disfrutando de las últimas etapas del Modelo. Ahora viene lo mejor.

Estado del estado

viernes, 26 de octubre de 2012

Voy a listar algunas de las funciones que hoy tiene el Estado argentino. No las que necesariamente considero que  debería tener, sino de las que seguramente coincidamos en que es el responsable en la actualidad (sin un orden particular):


  • Defender la aplicación de la Constitución como ley suprema de la Nación
  • Garantizar la seguridad interior
  • Proteger el valor de la moneda (i.e., nivel general de precios y tipo de cambio)
  • Fomentar un sistema tributario equitativo horizontal y verticalmente (les recuerdo que el IVA sigue siendo del 21%)
  • Administrar los recursos fiscales con equidad, transparencia y austeridad
  • Brindar excelente cobertura de salud y educación públicas
  • Garantizar la separación e independencia entre poderes
  • Mantener equilibrio fiscal y pagar las deudas en tiempo y forma
  • Asignar los recursos exclusivamente de acuerdo a criterios de eficiencia y efectividad 
  • Mantener relaciones diplomáticas armoniosas con el resto del mundo
  • Crear y mantener reglas de juego previsibles
  • Defender la vida de los ciudadanos
  • Sujetarse al estado de derecho, cumpliendo y haciendo cumplir toda norma o dictamen judicial
  • Proveer estadísticas confiables

Antes de que discutamos qué tanto debe avanzar el Estado, si debe poseer empresas de energía o hasta supermercados, ¿qué tan bien está cumpliendo con sus funciones más básicas, algunas de ellas indelegables? ¿Tiene una buena performance como para confiarle un rol aun mayor? ¿Vamos por el buen camino? ¿Cómo se comparan estas mismas atribuciones con, digamos, el estado sueco? 

Más alla de lo que opinemos conceptualmente de lo que debería ocurrir, ¿cómo está lo que ya ocurre?

¡Twitter!

lunes, 1 de octubre de 2012

Ultimamente estoy siendo un poco más activo en Twitter que aca en el blog, así que quien quiera seguirme puede hacerlo a @Nanopoder.


Son las mismas tonterías de siempre, sólo que más breves, así que son claramente menos tontas.

El show gratuito

sábado, 22 de septiembre de 2012

Qué bueno cuando hay un concierto gratuito, ¿no? Mucho mejor que andar pagando por lo que uno quiere consumir.
Por supuesto, todos sabemos que no es en realidad gratuito. Hay costos diversos que cubrir y los contribuyentes los están pagando a través del Estado.

Analicemos qué significa esto.

Ventajas

1) Gente que normalmente no podría pagarlo, gracias a la riqueza de los demás pueden disfrutar del show.

Desventajas

1) Quien va y quien no va están pagando lo mismo. O sea, el espectáculo está siendo pagado por gente que no está disfrutando de él. Tu costo y el mío fueron iguales, pero vos tuviste una utilidad adicional que yo no. En un sistema de precios uno elige qué quiere consumir y si está dispuesto a pagar lo que piden. Podemos medirlo en horas de trabajo: ¿vale para mí trabajar 5 horas para ver a Charly García? Si lo vale, quiere decir que comprar las entradas me generó un valor superior a mis otras opciones (incluyendo no trabajar esas 5 horas). En definitiva, mi riqueza (percibida) es mayor que antes.

¿Te preocupa que para el rico representa 5 minutos en lugar de 5 horas de trabajo? Él también tiene un recurso escaso: el tiempo. Va a tener que elegir a dónde ir, también de acuerdo a los precios y valoraciones relativas que hace entre sus distintas opciones.

¿Igual te molesta que pueda acceder a localidades que vos no? Buen incentivo para que pienses cómo generar más riqueza, la cual beneficia a vos tanto como a la sociedad.

2) La demanda, a precio cero, siempre superará la oferta ¿Con qué criterio se decide quién accede? ¿Quien viven más cerca? ¿El más pobre? ¿El que pagó una coima? Y aun más importante, ¿quién elige ese criterio? Seguramente sean unos pocos decidiendo por todos.
Cuando existen los precios, yo pago por Charly García pero no por Fito Páez y vos hacés lo inverso, de acuerdo a nuestras preferencias. Vos no tenés por qué pagarme para que yo vea a un artista que no te interesa.

3) Otro problema relacionado al anterior: ¿cómo se reparten las ubicaciones de acuerdo a su calidad? Por supuesto, estoy dispuesto a pagar extra por un artista que me gusta mucho. Quizás a vos te gusta pero menos, entonces te vas a la pullman o usás tu dinero para otra cosa.

4) Ahora pongámonos en el lugar del artista ¿Qué incentivo tiene en un sistema de precios? Debe producir obras que gusten así la gente quiere invertir su dinero en consumirlas. Esto lo logran haciendo canciones mas atractivas y mejores shows.

¿Qué pasa cuando el precio es cero? Quien decide pasan a ser unas pocas personas en el gobierno. El incentivo es que el gobernante esté satisfecho, no el público. Esto puede llevar a una menor calidad / música que le agrade sólo al gobernante (si coincide con el gusto popular es casualidad) y hasta que el artista se vuelva oficialista o haga propaganda política a favor del gobierno, pues es quien le da de comer. En definitiva, no tendrá el incentivo, a mediano plazo, de mejorar pues su ingreso está asegurado. Y, de no estarlo, el modo de conseguirlo no se relaciona con la calidad de lo que produce.

¿Y qué mensaje envía esto al resto del mercado de artistas?

Curiosamente, los gobiernos suelen contratar a artistas cuyo éxito fue construido en un sistema de precios e incentivos. De esa manera lograron ser populares. O sea, se apropian de las ventajas del libre mercado (tanto al usar su producto como al pagar por él. No nos olvidemos de que el Estado no podría pagar por absolutamente nada si no fuera por la riqueza que genera el mercado y cuya porción quita a la fuerza).

5) Por último, ¿cuántos conciertos deben brindarse? Si la demanda tiende a infinito, ¿cómo decidir cuándo parar? Y la otra gran pregunta, ¿a quién deben contratar?


Quizás podamos evitar tantas distorsiones generando condiciones para que haya mucha inversión y la gran mayoría pueda decidir si ver a Luis Miguel vale 5 horas de su trabajo.


Oportunidad para estatistas

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Muchos en Argentina creen que la inflación es causada por empresarios inescrupulosos que se aprovechan de la gente. Aun peor, consideran que el gobierno debe (y puede) determinar cuál es una rentabilidad "adecuada", los precios y forzar a los comerciantes a vender a lo que ellos digan.

Para todos ellos tengo una propuesta: ¿me venden sus dólares a $4,65 cada uno? ¿Ah, no? ¿Por qué?

Seguramente me dirán:

1) Que comprarlos / reponerlos les costaría unos $6,30

2) ¿Por qué me los van a dar a $4,65 cuando podrían venderlos a $6,30?

3) Todo parece indicar que el precio va a seguir subiendo, así que quizás ni a $6,30

Este listado son las causas clásicas de la inflación. Todos somos "empresarios inescrupulosos". Y podrán ver que todo paso para limitar la disponibilidad generó un aumento del precio.

¿Se entiende, de paso, por qué algunos insistimos tanto con generar condiciones para la inversión?

Si quieren ser coherentes con su discurso y venderme sus dólares a $4,65 ya saben dónde encontrarme ¿O creen fervientemente en el estatismo pero sólo para los demás?

Compulsión a la repetición

viernes, 1 de junio de 2012

Cuando uno tiene un pasado enfermo e intenciones saludables se vuelve sensible a aquello que lo destruyó previamente. Una mujer golpeada evita hombres con actitudes violentas, un ex-alcohólico no va a bares o fiestas donde abunde el alcohol. Se saben proclives a aquello que los lastima.

Pero algunos no quieren cambiar, ya sea por falta de consciencia de enfermedad como por desear inconscientemente vivir de esa manera. De un modo u otro, ya no pueden alegar ignorancia ni inocencia. Conocen el proceso y como termina.


La historia argentina es rica en tres características:

1) Totalitarismo

2) Corrupción

3) Inflación

¿Qué pasa que aceptan que se vuelva a repetir? ¿Creen que esta vez sí va a funcionar y van camino a una Argentina próspera?

No.

Los argumentos para defender esto son análogos a los de la mujer golpeada que explica por qué su pareja tiene razón en atacarla y que esta vez juró que va a cambiar. Por esto es que los psicólogos hablan de una pareja violenta, no de un hombre golpeador. Es una relación que funciona así y cada uno ejerce un rol que sostiene esta estructura.

Los argentinos fingen indignación por la corrupción y frustración por la inflación. Mueven la cabeza de un lado para el otro y dicen todas las frases vacías que corresponde decir cuando uno está muy muy enojado.

Pero es una mentira. Es una pose. En realidad son parte de la relación enferma. Están disfrutando (creer) que este avance totalitario afecta a otros y esperando su oportunidad para poder ser ellos los corruptos, si no la encontraron ya. Los mueve el rencor, el regocijo por que a otros les vaya mal. A ellos también les va mal, pero al menos no tienen que andar envidiando. Están contentos de poder vengarse de todos los que no les hicieron nada pero que de pronto les dicen que sí.

¿Cómo dejar pasar la oportunidad?

Su ignorancia soberbia los delata. Cuando uno está preocupado por la repetición de algo que no funciona se vuelve humilde y quiere escuchar, aprender, replantearse.

Mientras el barco se hunde tenemos que soportar a los pasajeros gritar y burlarse de los que vemos los agujeros en la madera podrida. Espero que tocar fondo no sea necesario. No siempre se puede salir.